FUI MÁS FUERTE

Autor/a: Nuria de Espinosa

Me asfixiaba, apenas podía respirar. La fiebre me tenía agotada. Debía pedir ayuda, pero el teléfono lo veía lejisimos a pesar de estar a unos metros de mi. Tenía que intentarlo o moriría. Me levanté como pude hacía el teléfono. Cada paso que daba era un martirio y parecía que iba a perder el conocimiento de un momento a otro. Las piernas me pesaban como el plomo y me costaba mucho caminar. Logré llegar al teléfono, coger el auricular y marcar el 091 justo en el instante que perdí la conciencia. Por suerte hoy en día, si llamas y no hablas pero el auricular sigue descolgado, localizan la llamada y mandan una patrulla a investigar. Me salvaron la vida actuando con rápidez. Un policía, aunque suponían lo que sucedía, saltó desde el balcón de mi vecina y al encontrarme llamó rápidamente a una ambulancia, incluso tuvo la cortesía de visitarme en el hospital. La recuperación fue dura y me dejaron algunas secuelas en mi memoria; pero lo importante es que logré sobrevivir y ganar la batalla al maldito virus.

Volver